Archivos Mensuales: diciembre 2007

Colombia: Expresiones temporales

Como ya comenté hace tiempo, aunque la lengua oficial de Colombia es el español, existen multitud de palabras y expresiones diferentes a las utilizadas en España. Un ejemplo de ello son las expresiones temporales.

Acá cuando se refieren a “las nueves” o “las medias nueves”, indica ese momento a media mañana en el que normalmente se toma un tentempié. Y a la hora de la merienda se le llama “las onces”. Aunque a veces luego intercambien las expresiones para referirse a uno u otro momento, y ahí es cuando ya me pierdo.

Otra cosa rara es la forma de referirse a días pasados o futuros. Una semana son “ocho días” y dos semanas son “quince días”, es decir, para referirte a las semana pasada tienes que decir: “hace ocho días”. Yo no se si es que no saben contar o que el tiempo se les pasa muy rapido.

Ajiaco santafereño

Ajiaco Santafereño

Ingredientes (6 porciones):

  • 3 libras de papa criolla
  • 3 libras de papa pastusa
  • 3 libras de papa sabanera
  • 3 mazorcas tiernas
  • 2 pechugas de pollo con hueso y sin piel
  • 6 litros de agua
  • 1 cubo de caldo de gallina
  • Un tallo de cebolla larga
  • Una ramita de cilantro
  • Un atado de guascas
  • Arroz cocido, aguacate, crema de leche y alcaparras
  • Sal

Preparación:

  1. Lave, pele las papas y córtelas en tajadas no muy delgadas y reserve.
  2. En una olla ponga el agua y agregue las pechugas con sal, el caldo, las mazorcas, el cilantro y la cebolla y ponga a cocinar tapado a fuego medio-alto.
  3. Cuando la pechuga esté cocinada retírela, junto con la cebolla y el cilantro.
  4. Agregue las papas y las guascas picadas, baje la temperatura a fuego medio, tape  y cocine hasta que la papa se deshaga y la sopa espese. Es importante revolver de vez en cuando con una cuchara de madera para evitar que se pegue.
  5. Deshilache las pechugas en trozos no muy pequeños y agregela nuevamente al ajiaco. Ya está listo para servir.

Presentación:

  1. Sirva el Ajiaco en cazuelas y presente aparte las alcaparras, la crema de leche, medio aguacate y el arroz cocido para que cada persona se sirva a su gusto.
  2. Si lo desea, se puede desgranar la mazorca y ponerla junto con los demás ingredientes adicionales.

Más información:

Bogotá: Transporte urbano

Con esta entrada voy a empezar una serie de comentarios sobre algunos aspectos de Bogotá, la ciudad donde resido actuamente.

Comenzaré hablando un poco del transporte urbano…

Acá, según cifras oficiales del 2006, un 77% de las personas se desplaza usando el transporte público. Y es que existen unos 90.000 vehiculos de servicio público, de los cuales alrededor de un 58% son taxis.

La carrera mínima de un taxi cuesta 3000 pesos (aprox. 1 €) en horario diurno, y se pueden tomar por la calle, o llamando a una serie de números telefónicos, que automáticamente detectan la dirección desde donde llamas.

Taxis Bogotá

Otras alternativas son los autobuses, pudiendo elegir entre busetas, colectivos, y otros nombres extraños dependiendo del tamaño y forma del vehiculo. Su precio va desde los 1000 pesos (0,30 €), y tienen rutas prefijadas, anunciadas mediante un cartelito en el frontal del bus. Uno de los problemas de este transporte es que no tienen paradas fijas, y para subir a ellos tienes que detenerlos en plena calle alzando la mano. Además, normalmente el estado de los vehiculos deja mucho que desear.

Buseta Bogotá

Desde hace unos años está disponible en algunas zonas el TransMilenio, un sistema de autobuses de linea con carril propio, pero que últimamente sufre de masificación y viajar en ellos produce una sensación parecida a la de ir en el Metro de Madrid en hora punta.

Transmilenio Bogotá

En el caso de vehiculos privados, su uso no esta muy extendido. Imagino que en parte porque no todo el mundo se puede permitir la compra de un carro (coche), y por otro lado esta la molestia del “pico y placa”, una ley por la que no todos los vehiculos pueden circular a todas horas, sino solo dentro de un horario restringido dependiendo del número de matrícula.

Pico y placa Bogotá

Por otro lado, como en la mayoría de las grandes ciudades, en las horas punta se forman unos trancones (atascos) monumentales, y la verdad es que se hace desesperante viajar en cualquier clase de vehiculo a esas horas.

Trancón Bogotá

Sobre la forma de conducir de los colombianos, decir que se puede considerar caótica. No respetan muchas de las normas de circulación y cruzan de un lado a otro de las calles sin ningún miramiento, donde lo que reina es la ley del más fuerte. Pero la verdad, es que bajo mi punto de vista, dentro del caos se puede apreciar un fluir continuo de vehiculos, casi como el discurrir natural de una fila de hormiguitas, siguiendo una organización automática.

Algo por lo que la ciudad esta apostando bastante fuerte es por el uso de la bicicleta. En muchas de las calles existen carriles especiales para ellas, y todos los domingos se organiza lo que llaman la CicloVía, para lo que cortan unas cuantas calles principales hasta las 2 de la tarde, permitiendo solo circular por ellas a bicicletas, peatones, patinadores o cualquier tipo de transporte que no sea a motor.

CicloVía Bogotá

Por último, y casi se me olvida, hablaré de las motocicletas. Su uso se reduce casí al transporte de mercancias. Y la verdad es que los amantes de estos vehiculos lo pasarían mal aquí, ya que es obligatorio para cada ocupante el uso de un peto (chaleco) con la matricula del vehículo impresa en la parte frontal y trasera, así como en el casco, lo que hace totalmente antiestético el uso de este medio de locomoción.

Motos Bogotá

I’m back…

Bueno, ya se que solo he escrito una vez desde que estoy aquí. No me mateis por ello, pero es que realmente no he tenido mucho tiempo.

Antes que nada, quería comentar que he abierto un nuevo “blog” (más bien un archivo) sobre recetas y cocina en general. Podeis echarle un vistazo aquí: http://recetario.ionosfera.com/

Os preguntareis que he hecho estos dos meses… La verdad que aparte de trabajar, salir de fiesta y conocer a gente, pues poco más. Y es que todavía no he tenido ocasión (por diferentes circunstancias) de salir de Bogotá. Lo más lejos que he ido a sido a Chía, un municipio cercano que digamos que se puede considerar casi que pertenece a Bogotá. Allí estuve en casa de unos amigos celebrando la noche de Halloween.

Por cierto, ya que hablo de Halloween, yo creía que esa fiesta era solo una noche, pero aquí lo celebran por casi tres semanas. Y para recordar viejos tiempos (carnavales en mi ciudad), me compré un disfraz de monje para la ocasión. Aquí os dejo una fotito que he sacado de la web de compañera de curro Lucía, porque todavía no he subido las que yo tengo:

Os dejo también el album de las primeras fotitos que tomé estando por acá (haced click en la imagen para verlo):

4624

 

Tampoco tengo muchas fotos, porque al poco de llegar me robaron la camara y el teléfono movil español. Pero hace unos días me compré una camara nueva, así que espero poder tomar muchas fotitos a partir de ahora.

Eso es todo de momento, ¿o os creiais que iba a escribir una parrafada? Jejeje. Pero bueno, prometo que la próxima vez que escriba no será dentro de dos meses. En cuanto pueda, haré fotos de la decoración navideña de la ciudad, y las subiré para el disfrute de todos.

Bizcocho (con toque de limón)

Bizcocho de cumpleañosIngredientes (para 6 personas):

  • 4 huevos
  • 1 yogur natural
  • 1 ralladura de limón
  • 1 cuchara sopera levadura
  • 3 vasos de harina de reposteria (la medida del yogur)
  • 2 vasos de azúcar (la medida del yogur)
  • 2/3 vaso de aceite de oliva (la medida del yogur)
  • Mantequilla para el molde

Preparación:

  1. Se baten los huevos en un bol, y luego se van agregando y batiendo el resto de los ingredientes en este orden: yogur, ralladura, azucar, aceite, levadura y harina.
  2. Se unta la mantequilla en el molde y se vierte la masa.
  3. Se mete en el horno precalentado, a 180ºC durante 45 minutos y si al pinchar tenedor sale limpio, está listo para tomar.

Notas:

  • Se puede rellenar con pasas, frutos secos, etc.
  • También se le puede agregar cacao a la masa, o utilizar yogures de sabores.
  • Si se quiere hacer una tarta, se puede decorar al gusto, con nata, chocolate, etc.

Comencemos…

Los que ya me conocen dicen que inauguro muchos blogs y que luego no escribo en ninguno. La razón es simple, y es que más que como blogs, la mayoría de mis webs las veo como diarios o archivos de cosas que me gustaría tener almacenadas para futura referencia.

Dicho esto, inauguro este “blog” en el que iré poniendo recetas de cocina y otras anotaciones sobre el mundo de la cocina y la alimentación que considere interesantes y que me gustaría compartir con los que se pasen por aquí.

Sobre el tipo de recetas, diré que no pondré cualquier cosa, sino solo las que me gusta comer o preparar, ya sean mías, heredadas de mi madre, o tipicas de diferentes regiones del mundo.