Archivo de la etiqueta: lenguaje

Terminología de las relaciones afectivas en Colombia

Volviendo a las temática colombiana, hoy me gustaría comentar algo que a simple vista puede parecer sencillo, pero que no lo es tanto para el extranjero, incluso para alguien que ya lleve una temporada viviendo en Colombia. Estoy hablando, nada más y nada menos, de los términos usados para definir el grado de relación afectiva entre dos personas, así como de otras palabras usadas en las relaciones interpersonales.

Empecemos primero definiendo los términos o expresiones que aluden al grado de relación entre dos personas:

  • Levante: Es el equivalente al término “ligue” usado en España. Se utiliza también en forma del verbo “levantar”, que se traduciría como “ligar”.
  • Machuque/Machucante: Se utilizan estas palabras para referirse a la persona con la que se está saliendo pero que se tiene la certeza que solo es para pasar el rato. En la costa dirían “el vacile”, el verbo sería “vacilar” y la expresión “andar de vacile”.
  • Arrocito en bajo: Dícese de la persona que uno se está “trabajando” para tener algún tipo de relación con ella.
  • Tinieblo(a): En este caso, utilizamos este término para referirnos a la persona con la que se está saliendo pero que no se presenta a los amigos, ya sea porque no quiere hacerse hasta tener algo más definido, o por simple vergüenza de que la conozcan.
  • Amigovio(a): Persona que ostenta el estatus entre amigo(a) y novio(a). Podría decirse que así sería como llamaríamos a dos personas que están saliendo pero que todavía no tienen una relación amorosa definida, pero que si tiene ciertos “derechos”.
  • Novio(a): Cuando la relación entre dos personas ha sido definida y formalizada, y entra en conocimiento de los amigos y/o familiares.
  • Mozo(a): Sinónimo de amante/querido(a).

El resto de palabras como “amigo(a)”, “amante”, etc. se utilizan igual que en otros países hispanoparlantes.

Hay que aclarar también que generalmente en Colombia no se da por supuesto que una persona es novio(a) de otra aunque lleven saliendo bastante tiempo, sino que habitualmente se formaliza la relación en lo que aquí llaman “cuadrarse”, es decir, que no pasas a ser novio(a) de alguien hasta que no te “cuadras” con ella. Pero antes he dicho “generalmente” porque existe disparidad de opiniones dependiendo de con quien hables sobre este tema, ya que muchos consideran el acto de “cuadrarse” ridículo, y dan por supuesto que ese grado de novio(a) se alcanza automáticamente.

Por último, voy a mencionar otros términos que se utilizan en las relaciones afectivas y que no dejan de ser curiosos:

  • Churro(a): Se utiliza para referirse a una persona atractiva y de buen ver. El equivalente en España sería cuando decimos que alguien está bueno(a).
  • Papasito (Mamasita): Parecido al anterior, pero más utilizado en zonas de la costa Caribe.
  • Beso andeniado: Para referirse a un beso dado en la comisura de la boca.
  • Pico: Puede referirse al beso casual dado en la boca, igual que en España, o también a un beso en la mejilla.
  • Rumbearse: Lo que en España diríamos como “liarse”, “enrollarse” o “morrearse”, es decir, beso apasionado entre dos personas. Este termino se utiliza sobre todo en Bogotá, y en otras zonas se suele decir de forma diferente. Por ejemplo, en la costa sería “entromparse” o “martillarse”, en Cali “chupar piña” y los paisas (de Medellín y alrededores) dirían “dar quimba”.
  • Arruncharse: Acurrucarse dos personas en lo que sería la postura llamada “en cucharita”. También se utiliza la expresión “plan arrunchis” para referirse al típico plan de quedarse con la pareja en casa metidos en la cama “arrunchados”.
  • Consentir: Podría traducirse como mimar, pero utilizado para el afecto físico (caricias, etc.) que una persona muestra a otra, sin importar la edad. También existe el sustantivo “consentido(a)”.

Y por último, para los que quieren más, decir que el acto de “hacer el amor”, en Colombia como en la mayoría de países, tiene muchos nombres, como por ejemplo “tirar(se)”, “comer(se)” y “culear(se)” o “culiar(se)”.

Anuncios

Colombia: Expresiones temporales

Como ya comenté hace tiempo, aunque la lengua oficial de Colombia es el español, existen multitud de palabras y expresiones diferentes a las utilizadas en España. Un ejemplo de ello son las expresiones temporales.

Acá cuando se refieren a “las nueves” o “las medias nueves”, indica ese momento a media mañana en el que normalmente se toma un tentempié. Y a la hora de la merienda se le llama “las onces”. Aunque a veces luego intercambien las expresiones para referirse a uno u otro momento, y ahí es cuando ya me pierdo.

Otra cosa rara es la forma de referirse a días pasados o futuros. Una semana son “ocho días” y dos semanas son “quince días”, es decir, para referirte a las semana pasada tienes que decir: “hace ocho días”. Yo no se si es que no saben contar o que el tiempo se les pasa muy rapido.

Vainas…

Vainas: f. En Bogotá es muy común que la gente se refiera a cualquier cosa como “vaina“. Se aplica desde cosas materiales hasta situaciones. “Bueno, ¿y esta vaina qué es, señor? No parece un Rolex ni a palo“, “Ay, ¡que vaina con usted!, ¿no?“, “No, pues: María se puso a llorar y toda la vaina“.

No solo a mis compañeros becarios de paises de habla no hispana les va a tocar aprender un nuevo idioma. Los que vamos a paises hispanoparlantes también vamos a tener que poner de nuestra parte para poder aprendernos la cantidad de expresiones y palabras que se usan con un sentido diferente o que simplemente no existen en España.

Por lo que a mi me toca, ya me puedo ir aprendiendo este Diccionario de Bogotanismos.

Ya he empezado a echarle un vistazo, pero me dio mamerita, así que lo dejo para otro momento y ahora me voy de rumba 🙂

Spirits

Siempre me había preguntado por que en inglés a las bebidas alcoholicas de alta graduación (o licores) los llamaban “spirits“, que se suele traducir al español como “espíritus“.
Nunca me había dado por buscar la respuesta, que me llego hoy por si sola a través de la Wikipedia.
Resulta que la palabra del castellano “alcohol” proviene del arabe “al-kukhūl” que significa “el espíritu“, debido a que antiguamente se llamaban “espiritus” a los alcoholes.
Así que al final resulta que nosotros también los llamabamos igual que en el idioma inglés sin siquiera darnos cuenta.